Noticia: Sanidad pugnará para que Valdecilla sea el primer hospital español que implante exoesqueletos pediátricos para devolver la movilidad

Miguel Rodríguez ha analizado con la presidenta de Marsi-Bionics esta “revolucionaria tecnología” que se producirá solo en España para mejorar la calidad de vida de más de 17 millones de niños con enfermedades neurológicas

Santander – 16.07.2021

La Consejería de Sanidad pondrá todo su empeño para que el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV) será el primer centro español que incorpore a su cartera de servicios la implantación de los exoesqueletos pediátricos que acaba de autorizar la Agencia Europea del Medicamento.

El dispositivo, único en el mundo y que será producido solamente en España, mejorará la calidad de vida de más 17 millones de menores con enfermedades neurológicas que hasta ahora les impedían andar como la parálisis cerebral o la atrofia muscular espinal (AME). En España se estima que podría beneficiar a 120.000 pequeños con estas patologías.

En estos términos ha transcurrido el encuentro entre el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, y la fundadora y presidenta de Marsi-Bionics, un centro mixto de automática y robótica creado en el seno del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Politécnica de Madrid, Elena García Amada.

García Armada que, además de ser cántabra, mañana recibirá en Potes el premio Beato de Liébana 2021 en la categoría de Cohesión Internacional precisamente por este hito, ha explicado cómo “esta revolucionaria tecnología” supone un antes y un después en la vida de estos niños y de sus familias, “que mejoran sustancialmente su esperanza de vida y consiguen una mayor eficacia en sus tratamientos”.

Por eso, Cantabria, ha dicho el consejero, se podrá “de inmediato” a trabajar para agilizar los trámites que permitan incorporar los exoesqueletos en el sistema público de salud, al igual que se hace con todos los avances en salud que mejoran la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades, mucho más si están dirigido a la población infantil.

Ambos han coincido en señalar que esta innovación “da vida” porque el impacto en los niños es “total”. Los menores con estas enfermedades neurológicas estaban hasta ahora condenados a una discapacidad física de por vida, frenando su socialización y su desarrollo físico y personal. Muchas de ellas, además, son degenerativas, lo que condiciona su esperanza de vida.

El exoesqueleto tiene un “gran impacto” en su mejoría física puesto que trabaja la musculatura, reforzándola, no solo en las piernas sino en el tronco “esencial para mantener la columna vertebral recta” y evitar las complicaciones de la sedestación permanente, que, incluso, afectan al sistema respiratorio.

Desde el punto de vista emocional, ha relatado la investigadora, ver la expresión de un niño al conseguir algo tan consustancial al ser humano como ponerse de pie o caminar “por primera vez” es impagable.  

Este dispositivo sanitario con fin terapéutico, que ha tardado ocho años en perfeccionarse y que ha obtenido recientemente el marcado CE, ayuda a los niños a realizar un ejercicio físico de rehabilitación que “impacta directamente en la mejora de sus principales problemas de salud”.

La tecnología también se puede aplicar en adultos y se estima que podría beneficiar a unos 40 millones de personas en todo el mundo.

Anexos:

15665175