Noticia: Zuloaga asiste a la reincorporación al mar de 8 rayas onduladas pertenecientes al proyecto del MMC dirigido a la cría de esta especie en peligro de extinción

Esta iniciativa, fruto de la colaboración entre el Museo Marítimo del Cantábrico y el Oceanográfic de Valencia, ha permitido que 10 ejemplares permanezcan en los acuarios para su exhibición y el resto regresen a las aguas del Cantábrico de donde procedían

Santander.-15.05.2021

El vicepresidente y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga, ha asistido hoy a la reincorporación al mar de 8 rayas onduladas descendientes de progenitores procedentes del Cantábrico.

Un total de 32 ejemplares de esta especie, procedentes del Oceanográfic de Valencia, fueron enviadas el pasado 15 de marzo al Museo Marítimo del Cantábrico (MMC) donde se ha iniciado un proyecto de cría de esta especie calificada en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Hoy se han soltado 8 a las aguas de la bahía de Santander, las 14 restantes hasta alcanzar la cifra de 22, se han ido liberando progresivamente una vez superada la preceptiva cuarentena sanitaria y aclimatación medio ambiental, mientras que otros 10 ejemplares permanecerán en los acuarios del MMC en un proyecto de cría y desarrollo de juveniles.

Estas 8 rayas van marcadas con un código numérico que permite realizar un seguimiento de cada individuo y que determina el sexo, tamaño y peso, permitiendo, de este modo, conocer por dónde se han movido.

Esta suelta se ha incluido en el programa de actividades de educación ambiental del MMC, dirigido a niños y niñas que son quienes han protagonizado esta reintegración al mar de los ejemplares portando las cajas hasta la orilla.

Activo constante

Zuloaga ha resaltado que el apoyo al Museo Marítimo constituye un “activo constante” para el Ejecutivo autonómico y ha puesto en valor los 40 años de historia que avalan la labor de preservación, conservación y divulgación de esta institución. El vicepresidente ha incidido en la necesidad de concienciar a las futuras generación sobre el cuidado de nuestros océanos, en sintonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y ha subrayado la importancia de las colaboraciones interinstitucionales, como en este caso, alentando al MMC a seguir con esta labor.

Pablo Zuloaga se ha referido al MMC como un “activo cultural y turístico que busca preservar el medio ambiente” y ha destacado su labor de divulgación que ha calificado de “excepcional”, lo que le ha convertido en el museo más visitado de Cantabria, deseando que la celebración de sus 40 años de historia traiga  “muchísimos más” en el futuro.

En el acto también han estado presentes la directora de Acción Cultural, Gema Agudo y el director del Museo Marítimo del Cantábrico, Gerardo Castrillo.

Ejemplares genéticamente grupales con la población local

La colaboración entre el Museo Marítimo del Cantábrico y el Oceanográfic de Valencia ha permitido esta acción conservacionista que se ha adoptado tras valorar las ventajas del traslado y el punto de integración, dado que, entre otras razones, todos los huevos procedían de animales del Cantábrico, y son, por tanto, genéticamente grupales con las poblaciones locales.

Estas rayas se han criado satisfactoriamente en las instalaciones del Oceanogràfic de Valencia, el acuario más grande de Europa, donde se llevan a cabo importantes proyectos de investigación y conservación. Los ejemplares tienen en este momento pesos que oscilan entre los 400 gramos y los dos kilos, con una longitud de disco que va de 40 a 60 centímetros.

Esta iniciativa se enmarca dentro del proyectos para modernizar, acercar más al público y avanzar en el potencial investigador del Museo Marítimo del Cantábrico, que este año celebra su 40 aniversario. Más de 750.000 euros de inversión para la rehabilitación de la tercera planta del edificio, y la construcción de un medusario, un nuevo laboratorio de cría y la puesta en marcha de un proyecto de repoblamiento de la planta acuática zostera, que han sido presentados recientemente.

Una especie en peligro de extinción

La raya ondulada o de mosaico es una especie calificada en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, debido a sus características vitales, a su distribución irregular y al creciente declive de sus poblaciones por lo que tiene un alto interés la integración de estos animales en el mar.

De bajo interés comercial, tiene el rostro corto con unas líneas oscuras onduladas sobre el dorso de las aletas festoneadas de pequeños puntos blancos, y salpicada por otras manchas redondeadas más oscuras, mientras que, por la parte inferior, donde se encuentra la boca y las aberturas branquiales, es blanca anacarada.

Se diferencia también de otras rayas por los escudetes o “pinchos” que tienen sobre la superficie dorsal de las aletas y del tronco caudal. Habita sobre fondos blandos desde cerca de la costa hasta el borde de la plataforma continental, en el noreste del Océano Atlántico, desde el suroeste de Irlanda y el sur de Inglaterra hasta la costa oeste de África estando presente también en aguas del mar Mediterráneo.

Las rayas constituyen un grupo importante en el sistema ecológico marino al encontrarse cerca del ápice de la pirámide trófica depredando sobre otras especies.

Anexos:

14434416