CONSERVACIÓN DE LA NATURALEZA

Noticia: Denunciados por evitar que el helicóptero del Gobierno de Cantabria repostara agua para apagar un incendio

Fecha de publicación: 19/08/2003

Según los servicios técnicos de la Dirección General de Montes, el incendio se tardó en apagar varios días más, ante la falta de colaboración de dos vecinos de Soba

Santander- 19.08.2003.

La falta de colaboración de dos vecinos, naturales de la zona de Arredondo, pudo provocar una catástrofe ecológica, al impedir que el helicóptero del Gobierno de Cantabria, que estaba colaborando en la extinción de un incendio, llenara de agua su "bambi", retrasando así el control del incendio declarado en el Parque Natural de Los Collados del Asón, en el lugar denominado "Los Castros". Por tal causa, fueron denunciados por el Agente del Medio Natural de la Dirección General de Montes y Conservación de la Naturaleza, en el puesto de la Guardia Civil de Ramales de la Victoria, que se encargó de hacer las diligencias oportunas.

En el atestado se recoge que el día 9 del corriente mes de agosto, a las 18:45 horas, cuando se encontraban en labores de extinción de un incendio las cuadrillas de montes, en la zona de "Los Castros", perteneciente a los Collados del Asón, término municipal de Soba, llegó al lugar el helicóptero del Gobierno de Cantabria, como apoyo en las labores contraincendios.

Que a las 19:30 horas, cuando el citado helicóptero ya había hecho tres descargas de agua en el lugar del incendio, el piloto encontró que en la zona de carga del agua, conocida como Alto de "La Brena", en Soba, había dos personas que una vez identificadas, resultaron ser, M. G. F. y P. T.C., naturales de Asón-Arredondo. El atestado especifica que estas dos personas impidieron al piloto del helicóptero cargar en ese lugar el contenedor de agua, teniendo que trasladarse al Alto de Los Tornos, con el consiguiente retraso y gasto de combustible, creando una situación de riesgo en la extinción del mencionado incendio, puesto que de hacer las descargas de agua cada cinco minutos, se pasó ha hacerlas cada 15, creando con ello un grave daño, puesto que se tardó más en controlar el siniestro y afectó a más zonas arboladas del parque.

En otro apartado del atestado se recoge, "que de no haber sido por estas personas, podría haber quedado extinguido el incendio en el día de los hechos, dado que lo tenían controlado, pero que por la tardanza en las descargas del agua continuó activo"

Según los servicios técnicos de la Consejería de Ganadería, Agricultura y Pesca, el incendio, que estaba prácticamente controlado, se tardó en apagar 7 días, quemándose un total de 20 hectáreas, de las cuales 10 eran de hayas, encinas, robles y acedos, y las otras 10 de sierra.

2748174