Noticia: El Gobierno garantiza el mantenimiento del empleo en los centros de interpretación que integrarán la futura Red

Revilla y Blanco transmiten tranquilidad a los representantes de los trabajadores y el compromiso de seguir apostando por el programa Naturea

Santander – 21.10.2021

El Gobierno de Cantabria garantiza el mantenimiento de los puestos de trabajo en los centros de interpretación que pasarán a formar parte de la futura Red de Centros de Interpretación del Patrimonio Natural de Cantabria, cuyo contrato saldrá a licitación en las próximas semanas con un presupuesto de casi 5 millones de euros y un plazo de vigencia de 5 años, al objeto de que pueda adjudicarse en la próxima primavera.

El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, y el consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, se han reunido esta tarde con los representantes de los trabajadores para transmitirles tranquilidad con respecto a la subrogación de los empleados, proceso que el Gobierno regional llevará a cabo cumpliendo “escrupulosamente” lo establecido por la normativa aplicable.

Además de aclarar todas las dudas planteadas sobre este asunto, Revilla y Blanco han manifestado su compromiso de seguir apostando por el programa Naturea de la Red Cántabra de Desarrollo Rural. Así, han anunciado que el año que viene el Ejecutivo mantendrá en sus presupuestos la aportación de 1,4 millones de los últimos años, la cifra más alta de su historia.

Según ha explicado Blanco, la nueva Red de Centros de Interpretación del Patrimonio Natural integrará, inicialmente, a un total de 8 centros, los 5 que hasta la fecha ha venido gestionando el CIMA (Monte Hijedo, Embalse del Ebro, río Ebro, Piedra en Seco y Los Caminos de la Harina) más los otros 3 dependientes del Gobierno y cedidos a la Red Cántabra de Desarrollo Rural mediante un convenio que finaliza en diciembre de 2022 (Saja-Besaya, Collados del Asón y Marismas de Santoña, Victoria y Joyel).

Además, se sumarán en el futuro el Centro de Interpretación del Parque Natural de Oyambre, que se está construyendo en la Casa Pozo de San Vicente de la Barquera, y el del parque natural de las Dunas de Liencres y Costa Quebrada, que todavía no tiene sede definida.

Quedarán fuera el resto de centros que no son competencia a la Consejería de Medio Ambiente, concretamente el Centro Ornitológico de La Población (Campoo de Yuso), la Casa de la Naturaleza de Pesaguero, el Centro de Información Red Natura 2000 de Puente Viesgo y el Centro de Interpretación del Parque Natural de Oyambre y Espacios Naturales Protegidos de Saja-Nansa (Faro de San Vicente), si bien continuarán con su actividad en el marco del programa Naturea.

Guillermo Blanco ha asegurado que, con la nueva Red, los centros de interpretación seguirán siendo una referencia fundamental en todas las iniciativas de información, sensibilización, voluntariado y educación ambiental que se lleven a cabo en la Comunidad Autónoma, al tiempo que consolidará su contribución al conocimiento del medio ambiente de Cantabria.

A su juicio, su creación será una herramienta “útil y eficaz” y supone una oportunidad para articular en Cantabria un único programa que permita reforzar el papel referente que desempeñan los centros de interpretación. Asimismo, se potenciará la coordinación entre las actividades en materia de voluntariado y educación ambiental que organicen tanto el CIMA como la Dirección General de Biodiversidad en el ámbito de los espacios protegidos.

Naturea

Blanco también ha remarcado que la puesta en marcha de la Red de Centros no supone que la Consejería vaya a dejar de colaborar con la Red Cántabra de Desarrollo Rural y su programa Naturea. Al contrario, tal y como ha trasladado a los representantes de los trabajadores, “seguirán siendo una prioridad” tanto las actividades de rutas guiadas como en el mantenimiento de otras instalaciones de interpretación de la naturaleza que forman parte de Naturea y que gestiona la Red Cántabra de Desarrollo Rural.

El consejero ha mostrado su voluntad de trabajar conjuntamente para diseñar el nuevo protocolo de colaboración que ha de entrar en vigor en 2023, pues el actual, que está vigente desde 2016, finaliza en diciembre del próximo año.

Sobre el funcionamiento de la nueva red, ha informado de que el futuro contrato contemplará, exclusivamente, la atención al público de los centros y su mantenimiento, incluyendo la limpieza de las instalaciones, mientras que las rutas guiadas, talleres, jornadas y demás actividades que integrarán el Plan de Información y Educación Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente se realizarán en colaboración con la Red Cántabra de Desarrollo Rural y con las organizaciones y entidades que participen en PROVOCA.

Para ello, ha adelantado que se va a constituir un Comité Técnico que estará integrado por la Dirección General de Biodiversidad, el CIMA y MARE, en representación del Gobierno, más la Red Cántabra de Desarrollo Rural, la empresa adjudicataria del contrato de atención al público en la Red de Centros y las entidades que desarrollen actividades en PROVOCA.

En la reunión también ha estado presente el director general de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, Antonio Lucio. La representación de los trabajadores ha estado encabezada por el coordinador del sector autonómico de CCOO, Carmelo Renedo.

Anexos:

17388683