Noticia: La COVID 19 generó en Cantabria un coste económico de 290 millones de euros el año pasado

La consejera de Economía presenta el Balance Económico 2020 y estima en un 6% la previsión de crecimiento para 2021

Santander – 30.03.2021

La crisis socioeconómica provocada por la COVID 19 ha provocado un coste de 290 millones de euros durante el ejercicio 2020 en Cantabria. 184 millones de ese incremento se destinaron a sufragar los gastos sanitarios directos e indirectos derivados de las diferentes acciones implementadas para tratar de contener el avance del coronavirus.

La consejera de Economía y Hacienda, María Sánchez, ha presentado esta mañana el Balance Económico 2020. Un informe elaborado por la propia Consejería en la que se ofrecen cifras definitivas del año más duro de la pandemia. “La segunda quincena de marzo se produjo una caída de recaudación en caja del 58,69 %, que se aumentó hasta casi del 75 % en el mes de abril” explicó Sánchez.

María Sánchez ha hablado del fuerte impacto de la pandemia en todo el Gobierno regional ya que al incremento de los gastos socio sanitarios, que obligó a modificar los presupuestos de todas las consejerías del Gobierno, se sumó una merma de 35 35 millones en los ingresos provocada por la disminución de impuestos y tributos.

En la presentación, Sánchez ha agradecido especialmente el aporte de 187 millones de euros por parte del Gobierno de España. Una inyección en forma de ayudas, que fueron “decisivas” para que el presupuesto registrase un incremento de casi 350 millones de euros en la ejecución de ingresos. Esta circunstancia ha permitido aumentar las inversiones en 275 millones más y elevar el gasto público en un 9,8%, por encima de la media nacional que ha sido del 9,4%.

A pesar de que Cantabria ha gastado más en 2020 que en cualquier otro año, la notable inyección de fondos de ayuda procedentes del Gobierno de España ha llevado a cerrar el ejercicio con un superávit del 0.51 % (65 millones de euros). El cuarto mejor registro nacional solo superado por Asturias, Canarias y La Rioja. “La proporcionalidad de las ayudas del Ejecutivo central unida al buen trabajo realizado en Cantabria nos sitúan como una de las comunidades con mejor dato de todo el país”.

Sánchez ha puesto en valor el trabajo realizado por su departamento sin cuya aportación “hubiera sido imposible adaptar las cuentas públicas para respaldar todas las acciones puestas en la lucha contra la COVID-19”.

Igualmente, la consejera ha resaltado “la inversión que se ha realizado en mantener y apuntalar el Estado de Bienestar”. De hecho, la ejecución presupuestaria de áreas como Sanidad, Educación y Servicios Sociales alcanza el 99%. Así, Cantabria finalizó 2020 con un gasto sanitario de 1.120 millones de euros, lo que supone 125 millones más respecto al mismo importe del año anterior.

La consejera, que ha realizado una pormenorizada explicación de las cuentas del Ejecutivo regional de 2020, ha dicho que “esta radiografía de la acción de Gobierno supone un ejercicio de transparencia, ejemplaridad y fomento de la mejora permanente en la práctica pública”.

Sánchez ha explicado que el incremento de la inversión este 2020 tiene su reflejo en el gasto sanitario per cápita que pasó de 1.706 euros por habitante a 1.921. Un crecimiento del 12,6% que ha contribuido a que la incidencia de la pandemia en Cantabria haya sido “menos acusada” que en el conjunto del Estado.

Unas cifras que avalan la política económico-sanitaria de Cantabria como “el mejor escudo posible contra el coronavirus” y demuestran el compromiso del Ejecutivo con nuestro sistema público hospitalario.

Un sistema sanitario altamente valorado por la ciudadanía, tal y como recoge la última encuesta social, realizada por el Instituto Cántabro de Estadística (ICANE), en la que el 85 % de los cántabros perciben de forma positiva el trabajo realizado por los sanitarios. De ellos, prácticamente el 50 %, un 7 % más que en la encuesta anterior, están totalmente satisfechos con el funcionamiento de la sanidad pública.

El futuro pasa por las vacunas y los fondos europeos

Durante su intervención ante los medios de comunicación, la consejera se ha mostrado relativamente optimista en relación a la recuperación económica de Cantabria. Sánchez ha condicionado la celeridad en la reconstrucción tanto al cumplimiento del calendario de vacunación como a la llegada de los fondos europeos.

Para ello, la Comunidad parte de una posición más competitiva que la de otras comunidades autónomas, ya que ha sido la cuarta autonomía en la que menos cayó el PIB en 2020, con un descenso del 7% frente al 10% sufrido en España.

“Si se cumplen las previsiones de la Consejería de Economía y Hacienda, el PIB de Cantabria crecerá en torno a un 6 % durante 2021” indicó Sánchez. “No obstante, esta previsión está notablemente condicionada tanto por la evolución de la pandemia como por nuestra capacidad para aterrizar los fondos europeos”.

“Debemos ser capaces de aprovechar las infinitas posibilidades que ofrecen instrumentos como el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia o el fondo REACT EU” ha incidido Sánchez. En este aspecto, la Consejería de Economía y Hacienda lleva meses trabajando para agilizar la llegada de los fondos europeos a nuestra región, eliminando los cuellos de botella de la administración y reforzando los equipos de organismos clave como la Dirección General de Fondos Europeos y la Oficina de Proyectos Europeos.

Aunque aún sea posible cuantificar con precisión cuánto dinero llegará a Cantabria con cargo al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, “lo que sí que podemos afirmar con rotundidad es que esos fondos deben vincularse a proyectos e iniciativas que garanticen el empleo de sus trabajadores y contribuyan a generar riqueza para Cantabria”.

También la evolución del empleo en 2020 ha registrado mejores resultados que la media española, con casi 213.000 afiliados en febrero de 2021 lo que supone un descenso anual del 1,58%, medio punto menos que la media nacional.

Finalmente, ha hecho referencia a un indicador “muy relevante” como es el Periodo Medio de Pago a Proveedores (PMP), ya que, en 2020, “cuando todo el mundo paró, nosotros logramos rebajar este índice casi 90 días”.

A cierre del año, Cantabria paga sus facturas en 17,44 días. Se trata de un registro que sitúa a nuestra comunidad en el tercer puesto del ranking de las mejores pagadoras, gracias a los mecanismos de control internos que ha implementado la Consejería de Economía y Hacienda y que, ha dicho María Sánchez, ha permitido estabilizar el PMP durante el primer trimestre de 2021.

Anexos:

13619643